Followers

jueves, 10 de marzo de 2011

Just... don't!

Para los que son más de ver que de leer, os resumiré de qué va a ir esta entrada: dar por hecho cosas es un desastre.

Bien, tras este aceptable resumen, voy a dejar aquí la que creo que es la mejor conversación de la última película que he visto, y que más tarde diré cuál es:

-No estoy acostumbrada a preseguirte. Hija, mírame, por favor. He hablado con la señora Jones, no habrá divorcio. Siempre hay un pequeño periodo de adaptación. Le he asegurado que lo intentarás durante un año.
+Mira esto, madre.
-Spencer también lo intentará. Según su madre, está muy afectado, deberías llamarle.
+Está sonriendo. ¿Crees que es feliz?
-Lo importante es no decírselo a nadie, Elisabeth.
+Parece feliz. Así que qué importa.
-Los trapos sucios no se lavan en público.
+Me gustaría decirte algo. No todo es lo que parece.

Sí, vale, es un poco conversación de besugos (con B), pero me gustó y punto.

Para empezar, pondré un ejemplo, no sé si muy ilustrativo, pero espero que valga.
Después de unos días sin poder utilizar el corazón, al final me acostumbré y cuando ya lo podía usar, no lo hacía.

Y sí, hablaba de mi dedo, para aquellos que ya dábais por hecho que me había puesto sentimental, como siempre.

Por tanto: dar cosas por hecho está mal. Yo no debería haber dado por hecho que ya no podría utilizar mi dedo, y vosotros no deberíais haber dado por hecho que yo hablaba del corazón.

Cuando asumimos cosas sin más, ya esperamos que todo ocurra porque sí, que fluya y que surja automáticamente.

La gente famosa da por hecho que sus fans siempre van a seguir ahí, aunque no se molesten en dirigirles la palabra. Los estudiantes damos por hecho que, sólo porque alumnos de otros años nos hayan dicho que en esa asignatura se aprueba fácil, vamos a aprobar sin hacer casi nada. Tampoco se puede dar por hecho el amor (que se lo digan a Adam Sandler en "50 primeras citas"), ni una amistad, ni que la familia siempre esté ahí.

When you start taking things for granted, you start planning your life. You start thinking that it's always gonna be that way. Of course, some things just don't change, even if you try. But some others aren't always the same. You cannot know if something's gonna be good or bad, just guided by your instincts, not even by things that others tell you. You never know until it's happened.

So... does that mean you can do nothing to change destiny? There's no safe plan for the future, but you can always do something. The only thing I know is that you shouldn't be there, complaining about the future, or just assuming things are gonna be bad. That's not living healthy!


P.D. La película es "La sonrisa de Mona Lisa". Y en mi escena favorita, también di por hecho que iba a pasar algo que en realidad resultó ser lo contrario. Me encantó ese abrazo inesperado que prometía ser un guantazo en toda regla. Maggie Gyllenhaal estuvo genial, fue toda una lección de amistad.


1 comentario:

  1. aaaaaaaaa AMO esa pelicula (como casi todas las de Julia Roberts) y has elegido precisamente dos de las partes que más me gustan . El papel de Maggie Gyllenhaal es en mi opinion , uno de los mejores .

    www.fragilbitacora.blogspot.com

    ResponderEliminar