Followers

jueves, 31 de marzo de 2011

A life guide

Queremos ser felices como sea. Bien, después de leer mil pautas para ser feliz, me quedo con la mía propia. Seguro que le faltan mil cosas, pero aquí está lo básico que te recomendaría para levantarte y acostarte con una sonrisa.

Da tantas oportunidades como el corazón te permita.


Escucha un mínimo de media hora de música al día. Túmbate a escucharla, relájate. Ponte de pie y baila esa canción que se te pega tanto. Cántala. Sonríe mientras lo haces.


Abre tu corazón de vez en cuando y con las personas adecuadas.


Ríete de ti mismo. Mucho.


Quiérete. Vas a pasar mucho tiempo metido en ese cuerpo. Con una sonrisa siempre se está más guapo. Mírate en el espejo. Mírate bien. No estás mal, ¿verdad? No tan mal como crees.


Ríete de casi todo. Procura que tus desgracias no lo parezcan. Cuenta anécdotas, aunque te dejes en ridículo a ti mismo.


Ponte serio de vez en cuando, sólo para temas que de verdad lo merezcan.


Disfruta de cada cosa que te pase.


Ponte nervioso, y no intentes tranquilizarte. Eso es señal de que algo emocionante va a pasar.


Intenta que cada día sea especial por algo.

Arriésgate. No hagas de tu vida una rutina.


Haz lo que te apetezca. Siempre. Aunque debes tener metas, y no siempre el camino va a ser el que tú quieres. Pero intenta que te apetezca.


Toma decisiones tontas. Cuando, más tarde, a tu cerebro le dé por pensar la idiotez que has hecho, ignóralo. Si lo hiciste, es porque querías.


Llora cuando lo necesites. También está bien limpiarnos los ojos de vez en cuando.


Descubre a cada persona, descubre lo que piensan y cómo son.

Haz sonreír a todo el que puedas. Obliga a alguien a que sonría. Aunque para ello tengas que poner cara de payaso.


Dalo todo en cada beso. Como si fuera la primera y la última vez que besas.


Mira las cosas desde otro lado, como si nunca antes las hubieras visto. Valora su belleza, como si no fueran a estar ahí siempre.


Mira a la gente a los ojos cuando te habla. Transmite emociones con tus propios ojos. Habla sin abrir la boca. Y consigue que alguien se dé cuenta.


Sueña despierto. No tengas miedo de tus sueños. No siempre lo que soñamos es lo que queremos de verdad, pero la imaginación siempre es una buena aliada contra la sencillez de la rutina.


Despídete con sentimiento. Dalo todo en un reencuentro. Echa a correr hacia alguien.


Di cosas bonitas de vez en cuando. Te sentirás un poco mejor.

Di cosas con doble sentido. Te sentirás un poco más listo, y un poco más sexy.


No intentes parecer perfecto siempre. Todos tenemos fallos. Equivócate de vez en cuando. Eso te hará mejor persona. Más real. Más cercano.

Equivócate hablando, y reconoce tu error con una sonrisa. Equivócate andando, cáete, resbala. Agárrate al de al lado y reíos como si lo estuvierais viendo en televisión.


Vete a la cama soñando despierto. Despiértate como en las películas, esperando un buen día y saltando de la cama. Si tienes que madrugar, levántate despacio, mírate al espejo y regálate una sonrisa a primera hora.


Gusta a la gente por cómo eres en realidad. Di cosas incoherentes, de ésas que se te pasan por la cabeza y no dirías en voz alta.


Da un abrazo de vez en cuando. De los de verdad. De los que te llenan los ojos de lágrimas porque has sentido que son sinceros.


Sé pesado. Sé muy pesado. Si te apetece decirlo, dilo. Si te apetece hablar, habla. Si quieres llamar, adelante.


Haz visitas sorpresa. De ésas que sabes que van a gustar.


Si tienes un mal día, puedes no sonreír, pero no lo hagas esperando que alguien se dé cuenta y te pregunte. Tu decepción será aún mayor y estarás peor.


No te tambalees. No dudes demasiado. Camina seguro por la vida. Seguramente así tengas más resbalones, pero es un riesgo que hay que correr.

4 comentarios:

  1. Me encanta tu guía! Pensándolo bien, hago muchas de esas cosas de las que dices...me río de todo incluida yo, sonrío hasta cuando no me sale, miro a los ojos, sueño despierta, tengo la música puesta de continuo y cuando nadie me ve en el curro hasta canto y bailo...jajajajja. Soy feliz pues! ;)

    ResponderEliminar
  2. Quiérete. Vas a pasar mucho tiempo metido en ese cuerpo.

    Me parece sensacional esta frase...:D

    x.o.x.o

    ResponderEliminar
  3. Larissa, su entrada me pareció impoluta de forma, like always (just for copy ur style), pero creo que está a su vez algo vacía de contenido emocional y empático pese a lo paradójico que resulte debido a su temática.

    Muchas veces la gente que más siente es la que menos lo expresa, no todo el mundo tiene la suerte de sentirse por si mismos alguien genial, válido, interesante y sexy. Es más, hay veces que la gente lo es pero queda destruida por algún hecho. Aquí es dónde encuentro la falta de contenido.

    Todo lo que escribe resulta muy idílico, pero ¿usted cree que es viable incluso para su persona?. Es maravilloso ser alguien lindo como vos y quererse, que le quieran, y que le hagan visitas sorpresas, le digan lo guapa que está, etcétera. Pero seguro que mientras escribía esto no pensaba en las personas que no se sienten queridas, deseadas, o que simplemente son invisibles para los ojos de muchos, incluso de sus más allegados.
    Para resumir, no siempre es fácil ser lo que vos promulga, y no siempre siente más el que más sonríe. El dolor es un sentimiento, no se cura sin ayuda, y le pese lo que le pese, existe en el corazón de muchas personas que desde su punto de vista serían frías, bordes y merecerían el escarnio y maltrato con entradas contra ellas.

    SI ERES GENIAL, AYUDA A ALGUIEN A SENTIRSE IGUAL, PUESTO QUE SEGURO QUE ALGUIEN TE LO HIZO SENTIR.

    Lo dicho, estilo impoluto el suyo, pero contenido superficial. Ciao.

    P.D. sigo todas sus entradas. Con cariño, su mayor admirador, alguien borde, frío y sin sentimientos.

    ResponderEliminar
  4. Qué raro es escribir después de ese comentario de Anónimo...
    La vida suele golpearnos a veces muy fuerte y, como dice anónimo, es difícil reír. Pero, por suerte, hubo gente a mi lado de "pensamiento idílico", de risa franca y sincera que me hacían bien, recordándome que vale la pena luchar para salir del fondo de la tristeza.
    Nací optimista. Sigo siéndolo, aunque ahora sé que hay cosas que no dependen de mi, sino de lo que el destino - o como quieras llamarlo- ponga delante de mis pasos. Pero aún sonrío y entiendo que la primavera te renueve esas ganas de ser feliz.
    A mi me sigue pasando cada primavera.
    Besos

    ResponderEliminar