Followers

domingo, 26 de junio de 2011

But I set fire to the rain.

A veces no entiendo a esa clase de gente que se empeña en que las cosas no cambien.

Cuando su grupo favorito cambia de estilo, ya son unos traidores. En ocasiones es necesario adaptarse a los nuevos tiempos, dar otro aire a las cosas... aunque por ello recibas críticas. Nunca llueve a gusto de todos, o eso dicen.

No me gusta demasiado afirmar cosas sobre el futuro, pero creo que ahora que el verano está más que asentado, este blog sufrirá algún cambio que otro. Quizás mi tiempo de parrafadas se está extinguiendo. Quizás no.

Pero, como bien leí una vez, supongo que no hay otro modo de convencerte que el tiempo. Sólo así sabré si hoy empieza otra etapa o sólo era una idea transitoria más.

De momento, aquí dejo una voz que se me ha quedado grabada en el poco cerebro que me ha dejado este sol.


No hay comentarios:

Publicar un comentario