Followers

sábado, 28 de enero de 2012

Easy to say.


-Ese chico no te conviene, yo que tú le dejaba y punto.

¿Y punto? Já. Curioso que me lo digas tú, Juanita.

Resulta que Juanita ha tenido tres novios, y los tres la han dejado. Ella se arrastró lo impensable por cada uno de ellos, y seguro que si aparece un cuarto, volverá a hacer lo mismo. ¿No será, querida Juanita, que en realidad más que darme a mí un consejo, te lo estás dando a ti misma?

Tenemos la increíble habilidad de hablar de los problemas de los demás, y una capacidad aún mayor de solucionarlos. En realidad, no es que nos pongamos en la piel del otro. Lo que hacemos es vernos reflejados en esas situaciones, porque, queramos o no, es imposible despegarnos de nosotros mismos.

Seguramente mi otra amiga, ésa que está tan enamorada, me diga que lo intente una vez más y que luche por lo que quiero, y aquella otra a la que han engañado tanto me diga que no merece la pena porque todos los hombres son iguales. Me gustaría decirles que el amor no es ni tan perfecto ni tan doloroso como me lo quieren pintar, que seguramente la culpa sea mía y que, desde luego, no todos los hombres son iguales.

Pero no les digo nada. Quizás, después de todo, algunas tengan razón, aún sin haberme dado el consejo a mí. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario