Followers

viernes, 3 de mayo de 2013

We are young.

Somos una generación incomprendida.
Crecimos rodeados de películas de Hollywood y series americanas, y aún lo hacemos. Y no sé si eso nos ha hecho más soñadores o ha hecho que nos hundiéramos entre tanta fantasía. Lo que sé es que la gente mayor que nosotros no entiende la complicada relación que mantenemos con Internet, las historias que vemos y la música que escuchamos.
No hacemos más que mirar atrás y arrepentirnos. Miramos hacia los últimos años de instituto con la sensación de que pudimos hacer mucho más. Y todo porque un gran número de películas se basa en ese tiempo y lo hace perfecto con sus bailes de graduación, sus elecciones a presidente y sus fiestas en casas con la música perfecta.
Intentamos hacer ahora todo lo que no quisimos hacer entonces, pero ya no podemos. Y nos damos cuenta de cuánto tiempo libre teníamos en realidad, y de cómo ahora todo va mucho más rápido.

Pero, igual que entonces tampoco vimos la belleza de la adolescencia, puede que ahora tampoco veamos la genialidad de crecer algo más. De volvernos más coherentes y crear mejores sueños.
Porque yo aún creo en nosotros. Creo que, igual que antes dije que existe una edad intermedia que no soporto, existe otra que tiene en sus manos el poder de cambiarlo todo. Creo que, al contrario de lo que todos piensan, aún hay esperanza para nosotros y marcaremos la diferencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario