Followers

jueves, 27 de junio de 2013

Goodbye.

Desde siempre las despedidas han sido la peor parte de cualquier experiencia.

Pero no dejan de ser necesarias.

Nos están acostumbrando a vivir sin ellas, conectados todo el día unos con otros, salvando kilómetros que nos separan, haciendo que los besos, los "hasta mañana", los adiós, pierdan el sentido. Las generaciones futuras no sabrán lo que es, y nosotros lo vamos a olvidar. Es verdad que la distancia rompe muchas cosas, pero evitarla sólo hace que cuando llegue el momento definitivo, no sepamos cómo afrontarlo y nos neguemos a aceptar que hay cosas que se van para no volver.

Sin embargo... qué bonito es poder tener a alguien a quien quieres a todas horas, de alguna forma u otra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario